aprobación de los presupuestos generales del estado
aprobación de los presupuestos generales del estado

No parece un secreto para nadie el afán de Pedro Sánchez de aferrarse al poder como sea y al coste que sea. Y si en el camino arruina al país, no parece que pueda importarle demasiado. El caso es seguir ocupando la presidencia de España aun cuando sea necesario pactar con quienes en el pasado tuvieron vínculos más que conocidos con el terrorismo en el País Vasco o con los que desean la desmembración nacional en un puñado de republiquetas.

Uno más de los frentes abiertos que tiene el presidente Sánchez es la aprobación de los presupuestos. Algo que, por el bien de todos, jamás debería llegar a materializarse. Esta debilidad del ejecutivo social-comunista de Sánchez será, una vez más, la antesala para que sus socios parlamentarios acudan prestos a la rapiña.

A estas alturas de la legislatura, tampoco debería sorprendernos que continúen las presiones de uno y otro ministro -socios de gobierno- para seguir imponiendo esa agenda globalista, sectaria y con más leyes disparatadas.

Y una vez más, nos encontramos al frente de la oposición a una formación complaciente y acomplejada que no da la sensación que esté dispuesta a presentar la más mínima resistencia y evitar, en la medida de lo posible, la catástrofe que se nos avecina. No parece que les importe demasiado el destino de este país. En todo caso transigir lo que sea necesario con la esperanza de que en las próximas elecciones llegue el tan ansiado relevo en el sistema bipartidista en el que se ha convertido la malograda experiencia democrática en España.

El deseo de poder de unos y el saqueo de otros nos está conduciendo hacia una quiebra económica y social de la que será difícil cuando no imposible salir al menos en varias generaciones. Y todo ello contando con que España consiga sobrevivir como una nación unida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here