crisis energética
crisis energética

Desde hace ya algunas semanas se está anunciando una crisis energética que amenaza con un apagón que colapsará de nuevo a Europa. Algo que, sin duda, será negada y calificada como bulo por el actual ejecutivo español. No es nuevo en la política peninsular. Ya en la época del presidente Zapatero se negó una y otra vez la crisis económica que se avecinaba.

Aun cuando pretendan convencernos de que no hay ningún riesgo para nuestro país, igual que ocurrió con el virus chino, debería ser motivo de preocupación a causa la dependencia energética de España respecto a países de nuestro entorno.

Ya Argelia ha dado una vuelta de tuerca cerrando los gasoductos que pasan por territorio marroquí y obligándonos, si queremos mantener el suministro de combustible, a pagarlo a precio desorbitado.

El empecinamiento de los sucesivos gobiernos que han pasado por la Moncloa de seguir siendo dependientes del suministro de terceros nos va a salir muy caro. Esta obcecación por las energías alternativas es una política energética que más pronto que tarde nos conducirá a una catástrofe.

En los últimos meses la luz se ha pasado de un bien esencial a un artículo de lujo. Y esto no es más que el anticipo de más condiciones miserables en los hogares españoles y al tejido económico de nuestro país.

No parece que ningún gobierno, y el social-comunista instalado en el poder mucho menos- está dispuesto a apostar por una política de autosuficiencia energética. Lo único que se les ha ocurrido es tarificar la factura de la luz en tramos horarios en vez de trabajar por una solución a largo plazo

Nuestro país necesita de centrales nucleares capaces de satisfacer la demanda de energía. Y cuanto antes lo entendamos, mucho más pronto nos encaminaremos hacia un desarrollo industrial y económico más prospero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here