logo oficial de vox
logo oficial de voxvox

El portavoz y diputado de VOX en la Junta General, Ignacio Blanco, en el turno de ‘Preguntas al Presidente’ que tuvo lugar hoy en el Pleno de la Junta General del Principado formuló la siguiente cuestión:

“¿Ha renunciado por fin a la reforma del Estatuto de Autonomía?”

Y, a continuación, realizó la siguiente intervención:

Presidente, hace tiempo que ya no le escuchábamos hablar de la reforma del Estatuto de Autonomía, hasta ahora que ha contestado a nuestra pregunta con una brevedad que se agradece, y como dice el aforismo anglosajón ‘no news is good news’ (que asignan a James I, Rey de Inglaterra, año 1616), que me permito traducir para evitar problemas de comprensión, algo que diputados y consejeros de esta Cámara no hacen conmigo, ‘que no haya noticias son buenas noticias’.

Nos gustaría en todo caso que nos aclare si es cierto que no ha abandonado ya su proyecto de reforma estatutaria cuál es el siguiente paso. El silencio realmente es una respuesta inadecuada, sobre todo en este caso, con la ley administrativa más importante de la comunidad autónoma.

Hay tres cuestiones que me hacen pensar que ha abandonado su proyecto estrella de esta legislatura ya ha quedado aparcado:

1.- Primer motivo. Creo que está siendo ya consciente de que los problemas reales de los asturianos y sus preocupaciones no se solucionan con la reforma estatutaria que usted plantea. Al revés, una reforma que no está pensada para solucionar problemas sino para crearlos, con el lío de la oficialidad.

Los problemas reales de los asturianos superan sus oníricas ensoñaciones de esa Asturias dueña de su propio destino. Ensoñaciones que no aportan solución alguna a los asturianos.

Lo hemos visto estos días con las inundaciones por ejemplo en Arriondas. Su gobierno, pese a valorar la recuperación de competencias sobre los ríos, no ha hecho nada para aliviar los efectos negativos que con frecuencia producen las inundaciones en esa localidad. Nada de nada. Lo único que hizo fue decir que se debe al cambio climático y que cuando se construyó allí no era inundable.

Siempre fue una zona inundable, hasta había molinos de agua, pero el marketing se le da muy bien, allí fue a sacarse la foto al parque de Bomberos, con la chaqueta de bombero puesta. Ya le he dicho que esa zona era inundable hace muchísimos años, antes de que se construyera el hospital. Solo le faltó achacarlo al COVID. El cambio climático y el COVID son las grandes excusas de su gobierno para no hacer nada. Porque no han hecho nada para evitar los problemas que se producen reiteradamente en Arriondas con las inundaciones. Y otra cosa que hizo fue sacarse la foto, eso es lo que más le gusta. Sacarse la foto con la chaqueta de bomberos. Esa fue su actuación estrella en Arriondas. Su gabinete puso en jaque al SEPA para que buscara una chaqueta de talla. Hasta que no obtuvo la chaqueta no salió a hacer las declaraciones. Realmente bochornoso que personal de su gabinete obligara a perder el tiempo al SEPA a conseguir una chaqueta de su talla para sacarse la foto y hablar del cambio climático. En eso se resume su política, no han hecho nada en Arriondas pero lo importante es sacarse la foto con la chaqueta de Bombero.

Así que Presidente, aplíquese a su trabajo diario, olvídese del estatuto porque tiene problemas con competencias que ya tiene como Sanidad, para que quede desierto el concurso para la tan necesaria reforma del Hospital de Cabueñes. Los problemas reales de los asturianos se imponen a los problemas artificiales que pretende crear usted con la reforma del estatuto de autonomía.

2.- Segundo motivo. VOX ha hecho fracasar su estrategia inicial de negociaciones discretas para colarnos una reforma sin que nadie se entere. VOX ha hecho que el debate salga a la calle. Le anuncio que seguiremos con la campaña pública para evitar que vuelvan ustedes a sus reuniones secretas de espaldas a los asturianos para imponer la oficialidad. Acabar con esa discreción suya ha provocado que hasta miembros destacados de su partido en Asturias se manifiesten públicamente en contra de esta reforma estatutaria centrada exclusivamente en la oficialidad.

Creemos que hará encallar la reforma culpando a otros, como suele hacer, culpará a Foro, a IU o a Podemos, después de lograr que se sentarán con usted ante un folio en blanco y pedirles a ellos que hicieran las propuestas. Ese será su aparcadero de reforma estatutaria, culpar a los demás.

Que ya no es una reforma estatutaria, es más bien el camarote de los hermanos Marx. Sin un proyecto de reforma serio, el debate sobre qué se quiere reformar y para qué, me recuerda el diálogo de la película ‘Una noche en la ópera’, cuando Groucho dice ‘¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?’. Es decir, no se entiende nada.

Foro planteó unas condiciones, en aquél bochornoso debate del Estado de la Región, una pantomima acordada con usted. A día de hoy nada se sabe, su gobierno se quita de en medio, IU no quiere rebajas fiscales, Podemos sí pero no, unos aceptan mayoría reformada para la Ley de Normalización lingüística. Foro espera su respuesta de reforma. Mandó una carta a los Reyes Magos y está esperando a que le concedan algo, por lo menos carbón.

Por cierto, una oficialidad amable que planteada por usted ya se ha quitado de encima, cuando su Portavoz, Melania Álvarez dice que ese debate es ajeno al Gobierno: ‘Es una cuestión que corresponde a la Federación Socialista Asturiana y al grupo parlamentario’. Para finalmente culpar a los demás. Hay que tener caradura, no es cosa del gobierno, su invento no es cosa suya. Porque fue usted en aquella bochornosa sesión del Estado de la Región, cuando le dijo a Adrián Pumares que estudiarían su propuesta, ¿Quién hablaba, Adrián Barbón, el Presidente del Principado o el Secretario General de la FSA?.

3.- Tercer motivo. Su incapacidad para plantear amplios consensos en Asturias. La chapucera forma en la que ha planteado una reforma de la ley administrativa más importante para la comunidad autónoma asturiana. La ligereza y trivialidad con la que se ha tratado, con brevísimas reuniones sin apenas contenido, lejos de la opinión pública, con sospechosa discreción. Una propuesta de reforma que no propone nada de calado más allá de hablar de oficialidad ‘amable’, adjetivo de su creación, pero que nadie sabe que significa y a nadie contenta. Hasta la fecha sus únicos consensos amplios han sido las alianzas de la nada, de la nada en industria y nada en infraestructuras.

Ha sido un proceso enormemente chapucero. Reuniones breves con poco contenido y que de momento no sabemos nada.

Muchas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here