pacto entre PP y PSOE contra VOX
pacto entre PP y PSOE contra VOX

La libertad democrática en España se ve de nuevo sometida a la dictadura de ese bipartidismo que lleva más de cuarenta años dominando la escena política española. Así, al menos, lo reconoce la ministra Maria Jesús Montero tras admitir el pacto entre PSOE y PP para que VOX no llegue al gobierno y sean ignorados a lo que, por el momento, son más de tres millones de españoles.

El disparatado sistema autonómico que rige en nuestro país parece que se ve amenazado por los postulados de VOX que defienden una administración más coherente. Ha quedado más que demostrado que la actual división territorial no solo ha fracasado y va camino de arruinar económicamente a la nación, también amenaza incluso con balcanizarla. Una multitud de cargos y funcionarios elegidos o todo tipo de asociaciones viven del estado han quedado advertidas de lo que ocurriría si la formación presidida por Abascal consiguiera alzarse con el poder. Al menos a nivel nacional: se les acabaría el chollo del que han estado viviendo hasta la fecha.

También parecen inquietos todos los que patrocinan políticas para favorecer ese globalismo que anticipa el fin de las identidades nacionales y los valores propios de la cultura europea. Enarbolando banderas como el ecologismo o el feminismo, van camino de empobrecer al viejo continente. Acabará por imponerse una dictadura que reducirá las libertades individuales tal y como las hemos conocido hasta ahora con la imposición de un pensamiento único.

En ello lleva trabajando la progresía española desde tiempos del presidente Zapatero. Y un sector conservador acomplejado como el Partido Popular parece que está dispuesto a seguir ese camino pactando con el socialismo a cambio de un reparto de las administraciones. Todo ello con tal de evitar que una opción política tan válida como VOX acabe con ese establishment tan cómodo en el que llevan instalados las últimas décadas.

Tan solo un electorado consciente de la agenda que se ha propuesto seguir el sistema bipartidista liderado por PSOE y PP, con la complicidad y apoyo de los partidos separatistas, conseguirán detener este despropósito. VOX, a pesar de los problemas locales que arrastra y más de un desencuentro con su electorado, parece ser la última oportunidad para que este país retorne hacia unos cauces de la sensatez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here