Por muy inhumano que a muchos les pudiera parecer, es evidente que hay personas que no deberían salir de prisión ni siquiera tener abierta la posibilidad de permisos. Quizás esta tragedia haga reconsiderar a muchos la pena capital como un castigo apropiado para según que delitos.

La muerte de un menor ha sacudido la actualidad nacional recientemente. Y no ha sido la primera vez que se pone en libertad a un preso supuestamente por buen comportamiento y que, al poco de salir, vuelve a cometer crímenes atroces. Un condenado, por cierto, que ya es reincidente en este tipo de agresiones tan violentas. No es posible evitar la pregunta de: ¿Quién valora y propone la libertad para este tipo de delincuentes?. ¿Qué responsabilidad tiene quien argumentando un buen comportamiento en prisión lo deja libre para que al poco tiempo acabe con la vida de un menor?. No parece que haya respuestas fáciles a estas preguntas.

En estos últimos años en España muchos ciudadanos tienen la inquietante sensación de que vivimos en un país en el que los delincuentes y criminales gozan de todos los privilegios. Frente a esto, los ciudadanos honrados nos vemos obligados a escondernos o a quedar indefensos ante cualquier agresión sin posibilidad que la justicia acuda en nuestra ayuda.

Es terrible pensar que de esta situación en la que nos encontramos a que se empiece a tomar cada cual la justicia por su cuenta solo hay un paso.

La inseguridad ciudadana se está incrementando hasta niveles en los que ni el más pesimista podría haber imaginado. Y no parece que la tendencia vaya a revertir. Al contrario, más bien aumenta cada día más. Y frente a esa inexplicable tolerancia ante los violentos no se percibe que las fuerzas y cuerpos de seguridad puedan hacer mucho más. Más bien da la impresión de que se encuentran desbordados y sin posibilidad de ejercer la más mínima autoridad. Véase la agresión de ese joven a un policía hace apenas unos días.

¿A dónde vamos a acabar por el camino?. Es difícil imaginarlo. Lo que es seguro es que en España se está convirtiendo en un riesgo salir a la calle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here